eMe
En línea
eMe

Antes de irte, califica esta conversación.

Tu opinión nos ayuda a crecer.

Gracias

Hubo un error en tu solicitud

Soy eMe
¿Te asisto?

Acciones

¿Son adecuados para mi perfil de inversión?

¿Tengo un perfil conservador, moderado o agresivo?

En este caso no existe la oportunidad de diversificación que brindan los fondos comunes de inversión, por lo que para controlar el riesgo es necesario mantener una cartera variada que incluya acciones de diferentes sectores, plazos, mercados, etc. Conseguir una adecuada diversificación adquiriendo acciones individuales requiere disponer de más capital para invertir que en el caso de los fondos comunes. A cambio, las perspectivas de rentabilidad también son superiores, cuando los valores están bien seleccionados.

¿Por qué invertir en Acciones?

Se consideran de renta variable aquellos instrumentos de inversión en los que no es posible conocer ni predecir los rendimientos en el momento de la contratación. Técnicamente, poseer acciones de una compañía te otorga una parte proporcional de su capital social y, por tanto, la condición de copropietario de la empresa.
Aunque es cierto que, como titular de acciones, tenés tanto derechos económicos (cobro de dividendos) como políticos (voto en las asambleas de accionistas) en la práctica el control de las empresas corresponde a los socios que acumulan el mayor porcentaje de los derechos de voto.

ACCEDÉ AL GLOSARIO

Conocé más sobre Acciones

A cambio de la mayor incertidumbre asociada a la renta variable, las expectativas de rentabilidad de las acciones también son superiores, aunque los niveles de riesgo y de rentabilidad son completamente diferentes para cada valor. Las acciones de compañías grandes y con buen desempeño suelen considerarse menos arriesgadas que las acciones de empresas más jóvenes o que pertenecen a sectores de actividad cíclicos, innovadores o muy sensibles a las fluctuaciones de los mercados. 
El valor de las acciones en los mercados de capitales se modifica de manera constante, ya que no solo fluctúa en función de las condiciones macroeconómicas del país, sino también por las perspectivas concretas de la empresa: comparación de su desempeño con el de la competencia, regulaciones aplicables a su sector de actividad, calidad de sus impactos, etc. Conviene tener en cuenta que, hoy día, los resultados estrictamente financieros ya no suelen considerarse suficientes para valorar el atractivo de una compañía: cada vez se tienen más en cuenta los impactos sociales y ambientales. Es decir, se busca un crecimiento que sea sustentable y de largo plazo.
Cuando los datos y el contexto de la empresa son favorables, el valor de las acciones aumenta. Por el contrario, si se prevén dificultades el valor tiende a caer. 
Si el precio de tus acciones evoluciona de forma positiva, podés percibir los beneficios de dos formas: recibiendo el dividendo anual (la parte de los beneficios que la sociedad reparte entre sus accionistas) o por la plusvalía obtenida al vender la acción (diferencia entre el precio de venta y el de compra).

En los mercados de acciones suele haber títulos muy volátiles, que experimentan variaciones importantes de precio dentro de una misma sesión o a lo largo del tiempo. Por eso es muy importante que seas plenamente consciente de tu verdadero nivel de tolerancia al riesgo (mirá la sección Tu perfil de inversión). 
Las compras o las ventas precipitadas pueden generar pérdidas significativas, por lo que la mejor inversión para vos será “la que te permita dormir tranquilo por las noches”. Consultá con tu  ejecutivo del Banco Macro para elegir las acciones más adecuadas para vos.

Las acciones  son activos que no tienen fecha de vencimiento, ya que representan porciones del capital de empresas que aspiran a mantener su actividad productiva durante mucho tiempo. 
¿Cuál es el horizonte de tiempo recomendado para invertir en acciones? Como siempre, depende de la acción, pero en general  es más conveniente invertir a largo plazo. 
Si se trata de una acción con una evolución muy estable (su precio se mantiene o aumenta de manera progresiva), es posible que en el corto plazo no se lleguen a obtener rendimientos significativos. Y, si hablamos de una acción muy volátil, con fuertes fluctuaciones, en el corto plazo asumís el riesgo de que el precio en el momento de la venta sea inferior al que pagaste por la compra. En general, las estadísticas muestran que los mercados de acciones suelen brindar ganancias en el mediano y el largo plazo, siempre que el inversor tenga la capacidad financiera, la experiencia y la preparación psicológica necesarias para mantener su inversión en los momentos de bajadas de precios. 
De la misma forma, es necesario estar alerta para detectar cuándo los descensos no responden a situaciones puntuales sino a un problema más estructural (ya sea de la empresa, del sector de actividad o del contexto económico), lo que sí puede hacer recomendable deshacerse de un valor determinado.
Si bien los mercados de acciones ofrecen considerable agilidad en la compraventa de títulos, no todas las acciones son igual de líquidas. Las compañías con buen desempeño tienen más demanda y alcanzan mayores volúmenes de negociación, lo que aumenta su liquidez.

En Banco Macro podrás contar Ejecutivos Idoneos inscriptos en el registro de idóneos de la Comisión Nacional de Valores. Esto te garantiza la atención personalizada de nuestros especialistas en análisis de inversiones y mercados, nacionales e internacionales.
  • Conocé a tus Ejecutivos idóneos de Banco Macro.
  • Conectá con tu asesor Macro Selecta en tu sucursal más cercana, o a través del Centro Telefónico de Inversiones Selecta al 0810-555-7353 de lunes a viernes, de 8:00 a 18:00 horas.